Buscar
22:59h. Jueves, 13 de Diciembre de 2018

@mimamultimedios

¡Gente! ¡Bolsonaro es argentino!

Marine Le Pen, Donald Trump, Jair Bolsonaro, Geert Wilders, Jörg Meuthen… ¿y acá?

El renacimiento del Nacionalismo en Argentina
El renacimiento del Nacionalismo en Argentina

En la actualidad, la prensa argentina, se viene preguntando sobre quién será el que continúe con la oleada nacionalista que toma forma en Latinoamérica. Por suma obviedad, muchos medios de comunicación tomaron nota y comenzaron a desprestigiar todo tinte patriótico. 
Entre nombres que pueden acercarse a la rama están: Alejandro Biondini, Alfredo Olmedo, Javier Milei y Romero Brisco. Sin embargo, ello no quiere decir que sigan las mismas líneas, ya que difieren desde diversos ámbitos. 
La etapa que viene contagiando al mundo está repleta de un profundo tradicionalismo, como contracara a lo que es el progresismo, socialismo, comunismo, anarquismo, feminazismo y demás ideales revolucionarios. No es nada nuevo que la Izquierda se viene imponiendo dentro de lo que es el Kirchnerismo, Peronismo Unido y hasta dentro de lo que son las ramas más duras del Radicalismo en Cambiemos.
Visualizando el panorama de dicha manera, se puede dejar en claro que no hay una figura rutilante que abarque los ideales o la personificación del candidato que busca la gente. Quizás, ese mismo no quiere darse conocer a la luz. Aún no sabemos, pero el terreno Chauvinista impuso a los cuatro candidatos similares en la mesa chica. 
En primer lugar, tenemos al ya conocido Frente Patriótico, el cual ha relucido por sus convicciones anti sionistas. El mismo está ampliamente liderado por Bandera Vecinal y destaca por su apoyo a la restructuración de las Fuerzas Armadas.
Luego, se visualiza al ya conocido Encuentro de Centro Derecha que supo alinearse al oficialismo desde un principio. En su currículum vitae ha sabido ser el único partido en mostrarse, en la Cámara de Diputados, a favor de la Ley 24.390 que beneficiaba a víctimas de la guerrilla. 
Posicionándonos un poco más en lo contemporáneo, se sitúa el Partido Libertario que se enmarca como el único anarco capitalista. Además, busca confiar en el bien de las personas, que se rijan por sí mismas. En la actualidad, reza de tener un crecimiento constante. 
Después, se encuentra el Partido Autonomista Nacional, reconocido en la historia tras haber sido liderado por Julio Argentino Roca con una ideología netamente liberal y conservadora. Tiene como premisa recuperar el modelo agroexportador argento y consolidar a las instituciones. 
El Nacionalismo se jacta de crecer como la espuma solitariamente, sin contar con el apoyo del periodismo y mucho menos a través de la propaganda cívica. Tan solo, con un discurso transparente y repleto de sincericidio, los electores se inclinan por su modelo en terapia de shock. 
Un clarificador triunfo del Brexit en el interior del Reino Unido y la verificación con una victoria de Trump en Estados Unidos llevó a que se comenzará con el avance del patriotismo. Ello, recobró más fuerza con la presencia de Matteo Salvini en Italia y la póstuma ruptura en la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
Si hubiera una lista de requisitos que llevara a desmenuzar un outsider con opciones a calzarse la banda presidencial sentarse en el Sillón de Rivadavia, se pensaría en: no haber ocupado algún cargo público y gubernamental, contar con una cierta personalidad rebelde, no encontrarse salpicado de escándalos y romper el discurso políticamente correcto. Eso sí, para nada copiar los papeles de sus paralelos, eso restaría puntos a favor. 
Antes que nada, tampoco se debe pensar en que vamos a estar sentados esperando por un candidato perfecto. No se tiene que tropezar con el escepticismo, ya que quizás moriremos en soledad. La llegada de estos personajes políticos era distintivo de risas para el mencionado Círculo Rojo, para tras un año llegar de golpe al poder real. 
No es para nada un hecho que en 2019 nos topemos con un personaje tal, quizás nunca llegue y culminemos con la victoria de algo más de lo mismo. Dependerá del contexto y los determinantes que se ocupen, por lo que tendremos conformación con Bolsonaro haciendo feliz a su patria.