@MIMAMULTIMEDIOS

Higiene del sueño, conductas para sobrevivir al ajuste

La Asociación advirtió  que millones de personas sufren de insomnio en el mundo debido a la falta de concentración para lograr un descanso duradero.

 

Higiene del sueño, conductas para sobrevivir al ajuste
dormir-trabajo_EDIIMA20181126_0002_19
dormir-trabajo_EDIIMA20181126_0002_19

La higiene del sueño puede  parecer una metáfora pero es el nombre que concentra todos los factores de conducta y ambientales, que preceden al sueño y que pueden interferir con él. Es la mecánica a seguir para dormir bien, son ciertas recomendaciones que aseguran un sueño efectivo. Las dificultades para conciliarlo y la somnolencia diurna pueden ser indicios de una mala praxis en el ejercicio del mismo.
Los médicos especialistas, aconsejan a sus pacientes acerca del número de horas indispensables, para lograr un descanso sano, pero no es lo único. También lo hacen sobre la alimentación  particularmente  la realizada durante las horas previas al sueño. Esta que define la calidad del mismo.
En un mundo donde el sedentarismo es una característica de  los nuevos trabajos tecnológicos, el ejercicio ausente conspira contra  la salud en general. De lo que se trata es de un cambio de rutinas ya incorporadas, una reeducación del paciente, tarea en la que los profesionales de la salud luchan sobre todo en megaciudades, donde todo atenta contra el reposo reparador. Los médicos que conforman la Asociación Mundial de Medicina del Sueño, son terminantes,” dormir poco tiene graves consecuencias,  altera las funciones del organismo y reduce la esperanza de vida”. También lo hace con la memoria y en general es una matriz del  estado físico de las personas.
“Las consultas por dificultades en el poder de  concentración, en la atención, así como en el estado de ánimo, son cada vez más, se puede llegar a desarrollar ansiedad y depresión”. En los niños de edad escolar obviamente repercute  en su rendimiento .En la vida laboral y social del adulto, es muy común que estos sobrestimen los síntomas El insomnio es el trastorno más frecuente y llega a afectar hasta el 30 por ciento de la gente, son todos datos que dicha Asociación Mundial publica en su página. Una importante porción  se automedica sin prescripción médica, a pesar de las campañas que las autoridades competentes de los distintos países intentan imponer, para la toma de conciencia a la población
“Un cerebro cansado es un cerebro disminuido, tiene más torpeza mental, por lo que cometerá más errores, generando un bajo rendimiento en cualquiera de sus actividades”, es toda una definición  desde la ciencia con la que los médicos intentan  alertar, sobre todo a  personas sobrecargadas de trabajo y que viven una intensidad que no disminuye casi nunca.
“Otros trastornos van desde la obesidad hasta enfermedades cardiovasculares. Se puede sufrir el riesgo un infarto o una hemorragia cerebral y es causa de hipertensión. El sueño es una parte integral de la vida cotidiana, una necesidad biológica que permite restablecer las funciones físicas y psicológicas esenciales para un pleno rendimiento “nos aclara el portal de la misma  Asociación.
Psicología y Mente es otro portal dedicado a la información sobre trastornos en la conducta y toma el tema del sueño como uno de los enigmas  científicos a estudiar.” De ser considerado un fenómeno pasivo en el que parecía no ocurrir absolutamente  nada, a partir de técnicas de medición de la actividad eléctrica que circula por él, se pasó a establecer que existe  un estado de conciencia dinámico que puede ser  tan activo como en la vigilia. En el  ocurren grandes modificaciones en nuestro organismo; cambios en la presión arterial, de frecuencia cardiaca y respiratoria, de temperatura corporal, de secreción hormonal, entre otros.”
Dicha página web, cuenta con información calificada: “Mientras dormimos, pasamos por diferentes fases o estadios de sueño que se suceden con un patrón repetido a lo largo de cuatro a seis ciclos durante todo la noche.  Cada célula se mueve a un ritmo determinado y define no solo cuándo debe comer y dormir, sino también  cuanta energía  va a consumir”. Así lo afirman varias investigaciones y datos publicados por expertos en cronobiología, ciencia encargada de estudiar los ritmos biológicos que constituyen el reloj interno de nuestro organismo.
Siempre se habla de la cantidad de horas a dormir necesarias para tener un buen descanso. Sin embargo es muy  importante la hora de acostarse. Este es uno de los problemas principales de la vida moderna, en ciudades como la nuestra donde la actividad laboral se extiende hasta muy tarde. “Entre las 9 y las 11 de la noche la glándula pineal en el cerebro libera la melatonina, la hormona del sueño, y la temperatura corporal baja. Esto es la alerta que emite el cuerpo para indicar que es momento de parar actividades y programar un descanso .Respetar los ciclos circadianos de sueño en sincronía con nuestro reloj biológico es clave” Estas conclusiones ya aceptadas por la medicina, se repiten en todos los encuentros científicos sobre el tema y dan cuenta de ello en la web.


Nuestra vida es el preludio al hecho de poder dormir. No es únicamente desde allí donde podremos encontrar, otras energías, que terminan gastadas, saturadas por un ritmo casi maquiavélico de vida. Desde viajar por servicios públicos, hasta el trabajo mismo  que realizamos, en un tiempo donde el miedo a ser despedido casi seguro dibuja pesadillas en esas horas en que el reloj biológico debería ponerse en hora. Muchas veces ese día cotidiano, es aplastado por el esfuerzo de la supervivencia. 
Construir una población sana, es darle una vida que le permita llegar a ese momento ideal, desde los mecanismos biológicos, a ese momento en que es indispensable el descanso. La falta de una estructura ambiental es muchas veces el entorno donde la única manera de intentar dormir es caer exhausto y cerrar los ojos. Dejar que nuestro cerebro se las arregle como pueda para despertarnos al día siguiente, pareciera ser la premisa de una sociedad en la que la salud, desde los responsables políticos de instrumentarla, no es prioridad sino un numero en un presupuesto al que hay que ajustar. El dormir bien en argentina, más allá de algo placentero, es un intento más de sobrellevar sin enfermedad las políticas  de salud de autoridades que ni en sus sueños las tiene en cuenta
 

 Fuentes   . Asociación Mundial de Medicina del sueño, WASM
                     . Portal Psicología Y Mente

Comentarios
Higiene del sueño, conductas para sobrevivir al ajuste
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW