ENTRE CANIBALES INFO

Imprimir

El Estado en Argentina, una religión

Eliseo Bottini | 13 de Septiembre de 2018

En el ojo de la crisis cambiaria, el sector privado vuelve a pagar los platos rotos
 

El gasto público es sagrado. No se toca. Se le rinde culto como a un Dios. Pedir que baje es un pecado, una blasfemia. Quién lo pide, un irreverente, un hereje que merece el mismo juicio que la Inquisición le propició a Galileo Galilei en el siglo XVII. Por eso los religiosos del fisco se agasajaron el lunes pasado cuando Mauricio Macri, el diablo neoliberal, impuso gravámenes extra a las exportaciones (hasta un 12%), que afectan principalmente al sector agropecuario.

El clérigo de economistas que se persignan frente al Estado salieron al cruce. ¿Porque el sector privado vuelve a recibir un garrotazo tributario? No, porque se quedaron cortos con el sablazo. Debían aumentarlos aún más, aplicar más retenciones a la soja y crear 5 impuestos, porque los 100 actuales no bastan. Obvio, los devotos del Estado se niegan a observar que el sector privado está asfixiado, que trabajar 6 meses del año pagando impuestos es un saqueo. Para ellos no es suficiente. Quieren más. Todo se soluciona con un impuesto a la riqueza (ósea al éxito), o a la renta financiera (que ya se aplicó y terminó en la devaluación actual).
 

La doctrina es ciega. El credo no puede ser neutral, no entiende de razón, porque precisamente se basa en la fe. Entonces creen que un nuevo impuesto que recae sobre otros (los exportadores) no les afectará porque ellos no exportan. Cuando una de las primeras lecciones en economía es que el comercio son relaciones multipersonales, vías comunicacionales que siempre daña la producción privada.

Algo es cierto. Al mismo tiempo Hacienda confirmó la reducción de ministerios que implicaría un cierto recorte. ¿De 2% del PIB? No, de sólo 0,2% del PIB. La realidad refleja una cruel verdad para la mayoría de la población, al no ser suficiente la baja del gasto, suben los impuestos.
 

Sin duda los responsables son las autoridades ejecutivas actuales, pero la sociedad es la que avala este evangelio. Es la sociedad la que le exige la salvación de todos sus problema a ese ente eclesiástico que los exprime. Movimientos populares se alzaron en el último tiempo pidiendo la separación del Estado y la Iglesia. Quizás sea hora que la ciudadanía contemple algo similar: dejar de confiar que el bienestar vendrá de la mano de los políticos, y que lejos de necesitar más Estado, el pueblo requiere imperiosamente que el mismo le saque la pata impositiva de encima.

Firma: Eliseo Bottini

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/politica/estado-argentina-religion/20180913170533002821.html


© 2018 ENTRE CANIBALES INFO

Diario Digital  CABA Argentina Línea: (54-11) 65725507

Comercialización info@mimamultimedios.com

entrecanibalesinfo@gmail.com

www.mimamultimedios.com.ar

Entre Canibales
https://www.facebook.com/mimamultimedios/#