Buscar
16:55h. Miércoles, 20 de Septiembre de 2017

@INFOCANIBAL

Suicidios: Un tema tabú

En nuestro país existe un número alarmante de suicidios, superando el índice de homicidios, a pesar de ello es una temática poco difundida.

    En Argentina se producen 7,2% suicidios cada 100.000 habitantes según el Ministerio de Salud por encima de la cifra de homicidios que se encuentra en un 5,2%. Más allá de la importancia del tema ,sobre todo por la cantidad de casos ocurridos, además de los casos que no se logran concretar, es un problema callado por gran parte de la sociedad. Esto sucede por cuestiones religiosas que claramente han situado a las personas que se quitan la vida en la vereda de lo inaceptado por Dios, relacionado con el peor de los temores de los mundanos: el infierno.
    Los suicidios tienen distintos métodos de llevarse a cabo entre los más comunes, según estudios realizados, el ahorcamiento es el más utilizado y es fundamentado en que es una muerte limpia sin imágenes desgarradoras para sus familiares, es segura y sin conciencia de la muerte aunque también influye la fácil accesibilidad a los materiales utilizables para llevarlos a cabo. En el caso de las mujeres, suelen utilizar el envenenamiento como medio para alcanzar la muerte, mientras que por el lado de los hombres lo intentar a través del uso de armas de fuego.
    Ahora bien, ¿Cuáles son los tipos de suicidios y porque? Según Durkheim en el sXIX el suicidio es un hecho social  por razones psicológicas, y en la mayoría de los casos se da en los países con grandes crisis económicas, en los cuales  varios grupos sociales pierden su trabajo y no encuentran como llevar adelante los problemas económicos. Reconoce distintos tipos de suicidios: egoísta ,altruista ,anómico y fatalista. El egoísta se produce cuando los vínculos sociales son demasiado débiles para comprometer al suicida con su vida, posee ausencia de integridad social por lo cual está insatisfecho y para el pierde sentido la vida. En segundo lugar, el altruista consiste en una baja importancia de la individualidad, debido a que le dan mayor importancia a la sociedad que a su persona, aquí podemos poner de ejemplo quienes se inmolan con el fin de causar daño por un mandato de su país. El suicidio anómico se da en aquellas instituciones y los lazos de convivencia se encuentran en desintegración, sociedades en la que los límites son más flexibles. Por último, fatalista es donde las reglas que están sometidos los individuos son demasiado férreas por lo cual estos, buscan salir de la situación en la que se hallan.
    Salvando las distancias de los estudios de Durkheim podemos rescatar que hay diversos factores sociales que se interrelacionan psicológicamente para que un individuo tome la decisión de quitarse la vida. Es importarte por ende, la reacción del entorno de tomarle importancia a un intento de suicidio y pedir ayuda psiquiátrica de inmediato. Generalmente cuando un suicida lo intenta una vez y fracasa, lo va a volver a intentar.
    En la actualidad podemos resaltar causas como abuso físico, sexual o psicológico de algún tipo, abuso de drogas o alcohol y también la perdida de algún ser querido. Sin embargo, lo más común es alguna enfermedad psiquiátrica o mala situación financiera de los individuos.
    Los especialistas consideran que hay que estar atentos a distintas conductas para poder prevenir situaciones indeseadas. Las conductas más comunes de estas personas es que son retraídas, apáticas, que permanecen encerradas o que tienen trastornos de sueño, reiteradas alusiones a la muerte, amenazas de suicidio o sentimientos de angustia o desesperanza. 
    El suicidio es una de las tres causas más importante de muerte en el mundo entero entre los 15 y los 44 años y la segunda causa de muerte entre niños de 10 y 24 años. Es un tema por demás grave que provoca deliberados daños en las familias donde se generan suicidios, adolecentes que recién comienzan su vida y la falta de sentido les provoca muchísima angustia, por lo cual es muy importante ser comprensivos con chicos  de edades en los que encuentran varios cambios de todo tipo y les cuesta adaptarse a su nueva vida. Para finalizar es importante destacar que hay que tener mucho cuidado con el tema, informarse y no interpelar bruscamente a las personas que padecen conductas extrañas y consultar urgentemente con personal especializado en el tema además de grupos de ayuda que suelen ser muy útiles.