Buscar
10:13h. Miércoles, 17 de Enero de 2018

@MIMAMULTIMEDIOS

Se inauguró la muestra “Buenos Aires a vista de pájaro”

En el Museo Cornelio Saavedra se exponen varias obras del cartógrafo francés Jean Desiré Dulin, entre ellas un mural de gran magnitud que representa la Ciudad de Buenos Aires desde el Riachuelo hasta Palermo.

FotoMimamultimedios1
FotoMimamultimedios1

La ciudad de Buenos Aires fue variando en su arquitectura desde su creación. En 1915 cartógrafo francés Jean Desiré Dulin realizó una gran representación pictórica de 12 metros de ancho y 1,46 de alto de la ciudad en aquél entonces, incluyendo algunos proyectos que no se llegaron a concretar y algunos otros que se inauguraron años después de la presentación de la obra. Después de años, la obra llega a su ciudad para exponerse junto a otras creaciones del autor en el Museo Cornelio Saavedra, donde se quedará de manera permanente.
El magnífico mural realizado en tintas artísticas y acuarelas sobre papel muestra una alternativa de lo que podría haber sido la Ciudad de Buenos Aires  con una vista área panorámica desde el Riachuelo hasta Palermo. El mismo es el atractivo central de la muestra que se inauguró este fin de semana en la sede de Crisólogo Larralde 6390, acompañado de una exposición de obras del mismo autor bajo el nombre "Buenos Aires, a vista de pájaro”, que se podrá visitar durante todo el 2018.
“La importancia de tener esta obra en Buenos Aires es grandísima porque el museo atesora la mayor producción iconográfica de la Ciudad de Buenos Aires desde que nació el nombre de Ciudad de Buenos Aires con Pedro Mendoza hasta fines del siglo pasado, principios del siglo XX. La obra vino a donde tenía que estar pero por esos caminos azarosos del destino”, explica el director del Museo, Alberto Piñeiro y especifica: “A veces uno no es consciente de que este museo se conoce en otras partes del mundo, como nos pasó cuando nos escribieron desde Salta para hacernos llegar el sillón de Rosas o cuando nos acercaron el de San Martín. A principios de junio del 2015 llega un correo electrónico con 12 fotografías de toda esta obra preguntándonos si nos interesaba.  Parece incluso que por su tamaño hubiese estado pensado para la pared del museo donde la exhibimos, parece calculado a propósito”.
La pieza, llamativa no sólo por su tamaño sino también por sus detalles, llegó en abril del año pasado al país donada por Marian Squitmor, dueña una galería de arte en San Francisco, tras varias demoras por trámites de aduana. Posteriormente, pasó alrededor de un año en los talleres de restauración de la mano de Estela Court quien debió  subsanar pequeños problemas de faltantes, eliminar hongos y microorganismos y revertir daños del paso del tiempo, el transporte y la mala conservación, además del montaje en vertical sobre la pared.
SOBRE EL AUTOR Y SU OBRA.
Jean Desiré Dulin fue un artista francés, nacido en Burdeos. Llegó a Buenos Aires en 1858 y tan sólo un año después daba a conocer sus  primeras obras “a vuelo de pájaro”, llegando a alentar a múltiples dibujantes a lo largo de todo el siglo.
“Este hombre era cartógrafo además de dibujante con lo cual tampoco era tan complicado para él como lo parece hoy que tenemos otros instrumentos como los aviones, helicópteros y drones que lo hacen más sencillo. Es imaginarse la perspectiva como hace un artista, pintor o dibujante. De lo que veía elevaba la perspectiva y se lo imaginaba. No creo que le demorara mucho tiempo hacer esto”, evaluó Piñeiro.
Más allá de reconocer múltiples espacios de la Ciudad que aún hoy permanecen idénticos, la obra tiene varias variantes. “Muchas de las cosas que él dibujó no están tal cual. Él trabajó con los proyectos, los incorporó porque iban a ser realidad en algún momento pero después no terminaron de concretarse y hay otros que todavía no estaban terminados cuando se presentó en la exposición universal de San Francisco en 1915 y la obra debe haberse hecho en el ‘14. El Monumento de los Españoles que está en la obra todavía no se había inaugurado, se hizo recién en el ‘42”, explica el director del Museo.
La obra ha sido acompañada en esta ocasión por múltiples dibujos y pinturas que el Museo posee gracias a la colección de Guillermo H. Mus, quien da nombre a la sala. Además, junto con el fotógrafo Esteban Pantorino se realizó un libro con imágenes aéreas con las que se puede ver la ciudad hoy en día y reconocerla.
Buenos Ayres frente a la aduana –de 1959-, Exequias del General Lavalle –realizado en 1861-o Buenos Ayres vista al puerto -1864- son algunas de las obras que se encuentran acompañando a la magnífica “Vista de pájaro”.