Buscar
19:04h. Domingo, 09 de Diciembre de 2018

@mimamultimedios

POPULISMO COMO MUERTE DEL ESTADO

Es muy cultural en latinoamérica.

El Populismo como muerte del Estado
El Populismo como muerte del Estado

¿Qué es Populismo para usted? – Le pregunté a JKM, militante del Partido Justicialista.
Es una forma de gobierno de masas, la cual solo está implicada hacia los intereses de los sectores mayoritarios de la población. O sea, las clases bajas y medias. Está caracterizado por tener grandes reformas económicas, siempre renovadas y chocantes contra estructuras. – Se sonríe a medida que se acomoda el cuello de su chomba Polo Club por sobre su suéter Mistral, para luego secar el sudor de sus manos en su jeans Lee
¿Es la manera de hacer política por excelencia?
Simplemente es un tipo de gobierno, en el cual el pueblo pide lo que el gobierno tiene que hacer y este escucha. Es muy cultural de Latinoamérica y tiende a elevar la figura del líder a caudillo. 
No es nada nuevo el hecho de haber nacido y vivido el ferviente movimiento social y progresista en su más estirpe política. Desde las cadenas nacionales de Cristina Fernández de Kirchner en Argentina y Hugo Chávez en Venezuela, hasta las detonaciones enteras de Favelas en Río de Janeiro a las órdenes de Lula da Silva. 
Si se busca la definición por excelencia, está el mismísimo diccionario de la Real Academia Española, quién la describe como una ‘tendencia política que pretende atarse a las clases populares’. Por ende, aparenta pertenecer a extractos sociales marginados, sin llegar a serlo. 
Un claro ejemplo, la victoria en México de Andrés Manuel López Obrador, quién ahora tendrá que acapararse a las políticas del máximo mandatario estadounidense, Donald Trump. Ya que, ambos embarcaron con el Populismo para poder atraer sus votos. 
A grandes rasgos, hubo muchos casos en los que se han visto casos del Famoso Muro. En Argentina, durante los más de 30 años de Populismo, se han escuchado frases dictaminadas del estilo: ‘La casa está en orden’, ‘
En síntesis, puede aclararse que se trata de una estrategia política para la venta en masas y, así, poder seducirlas para una aceptación más amena. A tal punto, que se termina convirtiendo en un dicho atípico, ‘dar pescado, en vez de enseñar a pescar’. ‘licitación de vuelos espaciales hacia la atmósfera para elegir destinos’, ‘la pobreza en Argentina es menos que en Alemania’, etc.
Ante todo lo referido, puede dejarse muy en claro que, no solo en Argentina, sino que en toda América Latina, el Populismo es la mayor amenaza de la democracia moderna. Es la manera de hacer política, decir cosas bonitas que el pueblo quiere oír, sin importar que sea falso o vaya en contra del mismo bienestar republicano.