Buscar
17:25h. Lunes, 18 de Diciembre de 2017

@MIMAMULTIMEDIOS

“Los impuestos nos están matando a los argentinos”.

“Los impuestos nos están matando a los argentinos”. Por el lado de la inflación, el Ejecutivo minimiza sus consecuencias al ubicarla en 15,7% anual para el año que viene cuando el Banco Central en su plan de metas establece un 10%. La descoordinación no debería pasar de largo. Que la entidad monetaria y el Ministerio de Hacienda no coincidan en las planificaciones económicas es grave, y son las causas de que este año el BCRA no cumpla sus meta de 17%.

 

descarga
descarga

Además, el Central avisa que recurrirá a la emisión monetaria para asistir al Tesoro en 140.000 millones de pesos, ósea, solo 10.000 millones de pesos menos que en 2017. En términos claros, el Gobierno no disminuye fuertemente la emisión y por lo tanto, complica aún más las ya descoordinadas estimaciones de inflación.                        
A la hora de contabilizar el déficit, el Gobierno engaña de tal forma que si lo hubiera hecho otra fuerza política pondríamos el grito en el cielo. Son pocos los economistas rigurosos que lo plantean. La baja del déficit primario es una farsa. Todos los meses el ministro Nicolás Dujovne festeja con bombos y platillos respectivas caídas del déficit. Pero del déficit que le conviene contar. Porque mientras se ordena muy gradualmente el rojo primario se disparan los intereses de la deuda, que crecen a un ritmo de 35.000 millones de dólares anuales. Dujovne tampoco cuenta el déficit de las provincias; de ahí surge su desesperada necesidad de aprobar la Ley de Responsabilidad Fiscal que hasta ahora es puro humo.
Por último aparece Luis Caputo, el ministro de Finanzas, que cumple una función fundamental para la Alianza Cambiemos: endeudarse para sostener el modelo. Vendría a ser el manguero del macrismo, en términos criollos. El típico hijo de vecino que parece confiable pero como proviene de una familia que vivió en el Veraz, por las dudas le aplican una tasa de interés bien alta.
Hasta la ex presidenta se dio el lujo de ironizar con el ministro. "El único funcionario que trabaja todo el día, hay que reconocerlo, es  Caputo emitiendo deuda y deuda", comentó en una entrevista radial con Víctor Hugo Morales. Es que Caputo se llena la boca hablando de la deuda pública neta, la contraída sólo con el sector privado, equivalente a 28% del PBI. Pero la deuda pública bruta, que suma los organismos intra sector público (Anses, BCRA, FGS), alcanza casi el 59% del PIB -más de 300.000 millones dólares-.
La administración anterior financiaba el déficit mayoritariamente con inflación y trataba de ocultarlo, el macrismo lo sostiene primordialmente con deuda y también pretende esconderlo. Si el Gobierno practica los mismos métodos y vicios económicos que antes, ¿No es una paradoja que se llamen ‘Cambiemos’?