Buscar
04:13h. Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

¿La educación garantiza el desarrollo económico?

Las universidades estatales le declaran la guerra a Mauricio Macri denunciando recortes en sus presupuestos y reclamando un aumento salarial del 30%.

paro-docente-argentina-universidades
paro-docente-argentina-universidades

Un grito fuerte se oye en Argentina. Es la expresión de una población que defiende la educación estatal "¡Por más presupuesto a las universidades públicas!", se escucha retumbando en cada protesta. El Gobierno de Macri duplicó el presupuesto en Educación en términos nominales hasta la fecha. Pero el recorte surge por medios indirectos, donde las 57 universidades reciben menor cuantía por no actualizarse paralelamente al tarifazo que comenzó en 2016. Según fuentes, el monto estimado de deuda que las instituciones le reclaman al Estado es alrededor de 13 mil millones de pesos. A eso se suma el detonante clave y la raíz de la huelga que lleva tres semanas: una oferta salarial del 15% contra una inflación estimada, como mínimo, en 30% anual.

Nadie se opondría a reclamos legítimos como puede ser el sueldo docente, los refugiados de Siria o el hambre en Zimbabue. La pregunta sería cuánto estamos dispuestos a poner de nuestros bolsillos para afrontar dicho problema, ya que exigir mayor aporte para un servicio gratuito es avalar un saqueo más pronunciado a los contribuyentes a través de los impuestos.

Por otro lado, está de moda escuchar que sin educación pública no hay futuro ni desarrollo para un país. ¿Es tan así? Cuba se enorgullece de tener educación gratis para todos, logrando incluso llevar el analfabetismo a cero. Pero ¿tal medida sacó al país de la pobreza? Claramente no. Su ingreso per cápita es de los más bajos del mundo. Y no sólo es que sean pobres, la calidad de la educación con los años se volvió pésima.


Pero Cuba no es el único ejemplo que tenemos cerca, miremos que ocurre en Venezuela. Hugo Chávez insistió siempre en que la educación debe ser un “derecho”. Profundizó programas de educación gratuita, creando, entre otras cosas, las “universidades bolivarianas”, a donde cualquiera podría acceder sin tener que pagar nada.
De nuevo nos preguntamos, ¿implementar un sistema educativo gratuito que incorpora educación superior, sirvió como motor de desarrollo en Venezuela? Otra vez, no. Si fuera cierto que la educación es la clave para lograr prosperidad, Cuba y Venezuela serían potencias mundiales. Y los países más ricos serían los que más invierten en educación, pero sucede todo lo contrario.


Y ésta es una cuestión estudiada detalladamente por William Easterly en su libro En Busca Del Crecimiento, donde examina la evidencia empírica sobre cómo el gasto en educación no se correlaciona con el desarrollo. Easterly subraya que son muchos los estudios que muestran la falta de relación entre escolaridad y expansión del PIB. Insiste en que países africanos de rápido crecimiento en capital humano desde 1960 (como Angola, Mozambique, Ghana, Zambia, Madagascar, Sudán y Senegal) tuvieron desastrosos resultados en términos de crecimiento económico.


De hecho, Argentina destina más de 6% del PIB en Educación, por arriba del promedio mundial. Sin embargo, no sólo que no somos potencia económica, sino que los resultados educativos encima son deplorables. Ni siquiera califica dentro de las pruebas PISA, sólo la mitad de los chicos termina el secundario y la tasa de graduación universitaria es del 30%. Ósea, solo 30 de cada 100 estudiantes se gradúan.

La educación es muy importante. Pero lo primero para el desarrollo es el crecimiento económico, y eso sólo se logra con cuentas fiscales en orden, baja inflación, bajos impuestos y libre comercio. De nada sirve tener una población educada cuando en el país no hay trabajo.


La gente no invierte en Venezuela porque no haya capital humano, sino porque las condiciones económicas son pésimas. Es fácil encontrar venezolanos educados, pero eso no importa si el Gobierno puede expropiar cuando quiera y la propiedad privada no está protegida.


¿Para qué se educa un cubano si va a ganar una miseria? Es mejor para ellos intentar vender cualquier cosa en la zona turística. En un país sin empresas, aunque haya colegios y universidades gratis, la gente es pobre y primero debe ocuparse de sobrevivir. Los niños y jóvenes tendrán que dedicarse a rebuscarse el alimento diario y de nada les servirá la gratuidad en la educación.


Los países que hoy son ricos no salieron de la pobreza invirtiendo más en educación, sino promoviendo una economía pujante que incentivó inversiones privadas para la creación de empresas, que aumentó el empleo y así, disminuyó la pobreza. Cabe cuestionar la fácil ecuación de que + inversión en educación = + riqueza podría ser al revés.