Buscar
18:56h. Domingo, 09 de Diciembre de 2018

Río Negro: otro ataque Mapuche

Un nuevo cruce se produjo el jueves, entre un grupo de mapuches y las fuerzas federales que intentaron realizar una inspección ocular en el hotel deshabitado de Villa Mascardi, Río Negro. A pesar de que dos días antes representantes de la comunidad aborigen y Parques Nacionales habían pactado dialogar.

Foto de La Nación
Foto de La Nación

Según la versión oficial, la Justicia pidió una inspección para chequear si existía una ocupación en el lugar, a tal efecto se apersonó la fiscal a cargo de la causa junto a integrantes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), quienes fueron recibidos “a piedrazos” por lo que la fiscal decidió suspender la medida.

Por su parte, los referentes mapuches aseguraron que fueron “reprimidos” y que la PSA “ingresó al territorio” lindero, ocupado por ellos desde el 11 de noviembre de 2017.

Estos grupos, Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) y Coordinadora Arauco Malleco (CAM), utilizan la violencia como metodología única de protesta. Algunos de sus miembros fueron avalados por el kirchnerismo y la izquierda setentista. Recibieron apoyo financiero del exterior y están dispuestos a sembrar el terror. Sueñan con un Estado Mapuche autárquico en la Patagonia, ya que ellos aducen que no reconcen al Estado Argentino, según un informe elaborado por el Gobierno en 2017 sobre los dos grupos mapuches que tienen en vilo a las poblaciones sureñas de Chile y de la Argentina.

En el mencionado informe del Gobierno, se agrega que la RAM cometió 77 hechos delictivos de violencia en Río Negro, Chubut y Neuquén desde el 2013, ataques que van desde incendios, daños, amenazas, privación ilegítima a la libertad, destrucción de maquinaria y abigeato, entre otros delitos. El grupo de resistencia mapuche se adjudicó en la Argentina estos delitos por medio de panfletos, redes sociales y pintadas con un escudo que los caracteriza.

Según algunos mapuches aclaran que no tienen nada que ver con el grupo RAM y que no pertenecen a esa agrupación, serían los que ya han recibido el reconocimiento de grupos ancestrales.

Un funcionario del gobierno dijo: “Tenemos información de que estos grupos mapuches violentos recibirían financiamiento y apoyo logístico de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas) de Colombia, grupos extremistas kurdos de Turquía o la agrupación terrorista ETA de España”.

El jueves pasado funcionarios del Ministerio de Seguridad se reunieron con jueces federales de Río Negro y Chubut, policías provinciales, los delegados de Gendarmería, la Policía Federal y la Prefectura para intentar unificar criterios de acción ante nuevas acciones de estos grupos.

Además, desde el organismo acordaron con las autoridades de Chile aumentar el intercambio de información sobre estos grupos, reforzar el control de los pasos fronterizos y unificar la búsqueda de delincuentes con ayuda de Interpol.

Firma: Rita de Vita