Buscar
19:29h. Domingo, 09 de Diciembre de 2018

Senadores presentan modificaciones al Proyecto de Aborto Legal

Los senadores por Córdoba firmaron ayer un dictamen propio con modificaciones al proyecto aprobado en la Cámara de Diputados. Proponen bajar el plazo para interrumpir el embarazo, que el Estado produzca misoprostol, agrega la objeción de conciencia institucional y elimina el artículo que reprime con prisión al médico que se niegue a realizarlo. 

La iniciativa perteneciente a Carlos Caserio (PJ), Ernesto Martínez (Frente Cívico de Córdoba) y Laura Rodríguez Machado (PRO) llegará formalmente a las comisiones en los próximos días.
Entre los cambios más importantes en relación al proyecto que está en discusión figuran:
• Elimina el artículo 2 del proyecto aprobado, que reprime con prisión de tres meses a un año e inhabilitación especial por el doble de tiempo de la condena al médico que obstaculice un aborto o se niegue a realizarlo.
• Baja  el plazo para interrumpir el embarazo  a 12 semanas, el proyecto aprobado en Diputados   establece 14 semanas.
• Agregar la objeción de conciencia institucional, que en el proyecto actualmente sólo está permitida de modo individual. Caserio dijo que “por reconocer los derechos de la mujer no hay que desconocer los derechos de los profesionales de la salud y de las instituciones”.
• Propone que el Estado Nacional contemple la producción y envío a los hospitales públicos del Misoprostol, un fármaco que tiene una alta efectividad para la inducción de un aborto. Hoy el único medicamento que se comercializa en el país con esa droga cuesta más de $ 3.300.
• Crea además, en la órbita del Ministerio de Salud de la Nación en articulación con el Consejo Federal de Salud, el “Programa de Asistencia a los Servicios Públicos de Salud” en todo el país, financiado por una partida presupuestaria específica, para cumplir con los objetivos de la ley.

La intención de los cordobeses es sumar las firmas de al menos tres senadores más a su proyecto. Entienden que si llegan a 6 tendrán la llave para destrabar una votación que asoma completamente reñida.

Los senadores nacionales por la provincia de Córdoba, Laura Rodriguez Machado, Ernesto Martinez y Carlos Caserio, presentaron propuestas de modificaciones al proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo que podrían ser significativas en el marco de una paridad “voto a voto” de cara a la sesión del 8 de agosto.

La discusión por el aborto legal en el Senado pinta parecida a lo sucedido en Diputados, se definirá seguramente voto a voto. La balanza hoy está inclinada por el rechazo, con 31 escaños en contra y 28 a favor. Ante este clima de final incierto, las modificaciones propuestas por el triunvirato cordobés podrían resultar definitorias.

En concreto, la propuesta legaliza la interrupción voluntaria del embarazo (IVE), pero establece como límite la semana 12 de gestación. El texto votado por la Cámara Baja había fijado el tope para abortar en la semana 14.

"Cualquier postura le va a costar obtener la mayoría. Cualquier posición minoritaria pero sensata que trabaje para el consenso y para mejorar el proyecto, como creemos que es la nuestra, debe terminar siendo una alternativa para los grupos que no juntan los votos", señaló Caserio ante un medio local cordobés.

Otro aspecto fundamental de este proyecto es que recoge los planteos de las clínicas privadas y algunos médicos. Se agrega la posibilidad de que los hospitales puedan ser objetores de conciencia “institucional”. El proyecto original solo protegía la voluntad de los médicos que rechazan el aborto en tanto individuos, por sus creencias personales. La modificación ahora abarca a los centros de salud con orientaciones religiosas.

Un tercer cambio se destaca del articulado, los cordobeses proponen eliminar las penas a los médicos que dilaten, obstaculicen o se nieguen a realizar prácticas abortivas.

Con estas medidas, de concretarse, el texto podría volver a la Cámara de Diputados. Sin embargo, aún es pronto para saber si los cambios se concretaran en el dictamen que pasara a la firma el 1 de agosto.

Firma: Gisela Mesa