Buscar
04:09h. Domingo, 22 de Julio de 2018

@MIMAMULTIMEDIOS

¿Empezó el Matriarcado?

images
images

Con 129 votos a favor y 125 en contra, la Cámara de Diputados aprobó  este jueves 14 de junio, el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo, luego de una maratónica sesión de casi 22 horas, la ley del aborto logró media sanción y ahora es el turno del senado.
 Afuera del congreso,  miles de mujeres con pañuelos verdes bordeaban las calles en apoyo a la ley que, permite la interrupción voluntaria del embarazo, antes de las 14 semanas, y a pocos metros se encontraban los “pro vida”, pidiendo que se salven las dos vidas. 
Más allá  de la opinión que cada quién tenga en este tema, la realidad es que este oleaje de pañuelos verdes, han traído y puesto en debate, un tema tabú Aborto legal o clandestino. Un debate que la sociedad argentina se niega a visualizar, ya sea por su creencia religiosa, o porque consideran que hacer la vista gorda  es más fácil. El aborto existió, existe y existirá, por ahí no es el debate. 

¿Qué cifras existen sobre el aborto en la Argentina?
De acuerdo con el anuario del Ministerio de Salud de la Nación, en 2016 (último dato oficial disponible) murieron 245 mujeres embarazadas por distintas causas. De este total, el 17,6% (43 defunciones) fueron muertes por un “embarazo terminado en aborto” y esto ubica al aborto como la principal causa individual de la mortalidad materna en nuestro país. 
La ley argentina permite el aborto en casos de violación o de peligro para la vida y la salud de la mujer, aunque la implementación del derecho garantizado en el  Código Penal de la Nación, (que fue ratificado por un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación) tiene falencias que han sido denunciadas por varias organizaciones de la sociedad civil. 
 Hoy si una mujer desea abortar debe hacerlo de manera clandestina.
Cuando se debate sobre aborto, muchas veces se cita el dato de que en la Argentina hay alrededor de 450 mil abortos clandestinos por año, algo que es cuestionado por sectores denominados “pro vida”, que rechazan cualquier interrupción voluntaria de un embarazo. De hecho las redes sociales, se han inundado de comentarios religiosos alegando que la juventud no se cuida y quiere el aborto para sacarse el “problema”, por otra parte los que están a favor de la ley anuncian argumentos estadísticos y sociales de una realidad que viven las mujeres pobres que mueren en la clandestinidad a causa el aborto.
 Yo pienso que está resurgiendo una nueva generación de mujeres, que el debate no es aborto obligatorio sino legal y gratuito. Y que esta lucha nace del dolor, la angustia porque nos están matando. Nace de ahí, pero crece con la confianza y la esperanza en el encuentro, en que somos muchas diciendo la misma voz, en que estamos juntas y acompañadas, en que el mundo se puede cambiar. 
Así está la cosa, las mujeres han decidido sacar la voz, y este su mensaje: Educación sexual para decidir. Anticonceptivos para no Abortar. Aborto Legal para no morir.