Buscar
05:23h. Lunes, 20 de Agosto de 2018

@MIMAMULTIMEDIOS

“RIVALES” BRILLÓ EN LA PLATA"

El grupo musical platense se presentó el sábado pasado por segunda vez en el Teatro Sala Ópera.

Tiene como integrantes a Enrique Constant, Federico Disanti, Sebastián Arias, Adriel Ludueña, Nicolás Linares, Federico Tassano, Matías Pisani, Gastón Provitina y Jorge Duque como el locutor/presentador. Exhibieron “Seratonina”, su disco nuevo, que ya se encuentra disponible tanto en las plataformas digitales como la venta del CD propiamente dicho.
En la intersección de las calles 58 y 11 se palpitaba la previa del recital. A partir de las ocho de la noche, la gente se acercaba al teatro para sacar su entrada, o bien, hacía tiempo hasta el horario de arranque. Incluso, algunas personas llegaban desesperadas al lugar queriendo entrar, y preguntando hace cuánto tiempo había empezado el show, cuando en realidad, los músicos de Rivales estaban probando sonido. Ese sonido que combinó rock, punk y reggae, y ese es el toque de originalidad que los caracteriza. Pese a ser una banda en progreso, sin dudas que la cantidad de público superó las expectativas. “Lo viví recontra feliz, el público respondió de una manera muy alegre y a nosotros nos llenó el corazón. Fue inolvidable”, dijo ‘Quique’ Constant, cantante de la banda. Y no es para menos: la euforia y la intensidad que hubo fue constante.
Hubo colaboración de varios artistas, entre ellos Francisco Lago, cantante y guitarrista de Cruzando El Charco, banda del momento también oriunda de la ciudad de las diagonales. “Tenemos la suerte de llevarnos bien con todo el mundo, de que vengan y se copen tanto él como Nahuel de la misma banda, Chelo de Caracol, con Puente Astral, y es único”, mencionó Quique en la entrevista con Entre Caníbales.
El ida y vuelta con la gente siempre estuvo. A todos los músicos se les veía la cara de disfrute al mirarlos cantar sus canciones, escuchar un grito de aliento. La buena onda era recíproca. “Fiesta, loco”, era la muletilla que repetía Constant. Dos horas después de empezado el recital, sonó la última melodía, las cortinas se cerraron y dieron pie al retiro de la gente, pero fue imposible. “Vamos vamos Rivales” era lo que se escuchaba con fuerza, y así fue como volvieron al escenario para tocar cuatro temas más. Los que no se querían ir eran ellos. La Plata los pernoctó perfectamente.