Buscar
16:20h. Lunes, 21 de Agosto de 2017

@MIMAMULTIMEDIOS

SEMILLA LITERARIA

SEMILLA LITERARIA
Las redes sociales como Facebook y WhatsApp entre otros, se han unido diabólicamente para afectar de manera directa a la educación de muchos internautas, ¿y cómo lo han logrado? los primeros resultados se pueden detectar en la ortografía, porque ahora con espacios virtuales más personalizados, existe una gran cantidad de “seres humanos” que escriben como hablan,  y eso se convierte en una carnicería espantosa de caracteres, las palabras están siendo eliminadas, basta un emoticón para expresar una idea o sentimiento. Y esa costumbre de acortar palabras, se inventan unas abreviaturas inexistentes.

 

ipad, tablet
ipad, tablet

La ortografía despojada de todos sus derechos en su totalidad, huye de manera despavorida y angustiada se refugia en donde puede, porque no todos le brindan la seguridad que necesita, escapa en silencio para no ser ultrajada por esos degenerados que andan sueltos en un mundo virtual; donde no hay valiente que sea capaz de enfrentarlos.
Perdón reconozco mi error, si hay algunos esforzados que a través de tácticas inteligentes y enfrentándose al infinito mundo de la red informática lo han intentado, pero sus medidas son demasiado inteligentes, al grado que los bárbaros no lo entienden y continúan imperturbables deshojando la gramática. 
Los ejemplos son claros, su paso por la redes sociales deja cadáveres desparramados: “Q calida esta el partido de la NFL y q emosionante”, la carnicería es galopante, no muy lejos se divisa otro: “Muxa otra pillamada solo k ahora toca en mi ksa o d la cefa”.  Smpr. Kntm.  Pf. Sino sabe que significa, se lo dejo de tarea.

Pero en medio de esta barbarie literaria, siempre hay héroes que se sacrifican, aunque a veces su conducta sea sospechosa y es causa de mil burlas, ya que se valen de muchas artimañas buenas por supuesto, y subrepticiamente hacen circular pasquines  con atrevidas invitaciones: “amados nuestros no queremos parecer sexoservidoras, pero pueden usarnos cuando quieran. Atentamente la ortografía y la gramática”. Otros más osados publican: “La mala ortografía es una enfermedad de transmisión textual, protégete”. 
Y están los que nunca van a fallar, los buenos, los amantes de las causas perdidas, los soñadores, los que lloran tinta negra porque todavía aman los libros empastados y el olor de las hojas nuevas, quienes disfrutan del juego previo, el de saber que los espera un buen libro debajo de la almohada, si,  los bohemios, los poetas; sabiendo de antemano que serán el sarcasmo de millones, con sutileza romántica    y entre volutas de humo, un buen café o un delicioso vino, osan de manera valiente circular por entre tanta basura cibernética y millones de ojos virtuales, textos sugerentes hasta para ligar al ser amado: “Cuídate de los que escriben bien, pues pueden enamorarte sin ni siquiera tocarte”. Y aún así parecen gritos en el universo. La lucha no ha terminado siempre habrá pelea por la redención de la escritura, para que la letra combativa sea semilla, que germine en una escritura mejor.