Buscar
20:32h. Domingo, 21 de Octubre de 2018

La cuarta revolución

bitcoins

Mientras usted lee esto, en el mundo se está gestando lo que podría ser una revolución sin precedentes en la historia de la humanidad. Está naciendo una nueva tecnología que puede ser incluso más valiosa que Internet. Empecemos de atrás hacia adelante. En la historia de la humanidad hay tres momentos que cambiaron la vida de las personas para siempre. Según Richie Etwaru, emprendedor y profesor de la Universidad de Syracuse, esos momentos se encargaron de cerrar tres grietas. Primero se cerró la del conocimiento y la información. Luego se cerró la de la energía y por último la de la distancia. Fueron momentos que marcaron un antes y después para el hombre y su sociedad.

El primer momento de cambio llegó en 1440 cuando el alemán Johannes Gutenberg creó la imprenta. Antes el conocimiento y la información estaban restringidos a unos pocos. Los libros permanecían en monasterios y abadías o en las bibliotecas de las grandes organizaciones religiosas. Con la imprenta se empezó a expandir el conocimiento.

La segunda grieta se cerró cuando en 1860 apareció el motor de combustión. El hombre pasaba a ser el dueño de la energía y tenía control de la fuerza. Antes, para fabricar cosas solo se contaba con la mano de obra de los trabajadores. El motor facilitó el avance industrial.

El tercer cambio vino con Internet y los computadores. A finales del siglo XX, personajes como Bill Gates, John Mcafee, Leonard Kleinrock, Steve Jobs y Tim Barners Lee le dieron al mundo la posibilidad de globalizar el conocimiento. Internet permitió reducir la distancia y llevar la información a lugares antes impensados.

Mientras usted lee, en el mundo se está dando el cuarto gran cambio. Está naciendo una tecnología llamada Cadena de Bloques o Blockchain por su nombre en inglés. Lo que hace es que permite tener un registro universal de las cosas. Es un registro imposible de hackear y al que cualquier persona puede acceder, solo se necesita un dispositivo con acceso a internet.

¿Qué hay de revolucionario de todo esto? Son demasiadas aplicaciones y un mundo infinito de posibilidades como para intentar explicarlas en un texto corto. Una de las aplicaciones podría ser la de llevar el registro de las refacciones que se han hecho en una casa durante los últimos 5 años. Pintura nueva, cortinas nuevas, estufa nueva y así sucesivamente. Esa lista está almacenada en internet y no se pueden modificar ni alterar los precios y las fechas de las refacciones. Más adelante retomaremos esta idea.

Otra de las aplicaciones de las que tal vez usted ha escuchado hablar es: Bitcoin. En forma simplificada Bitcoin es dinero que se transfiere a través de internet en cuestión de minutos y a la vez es un historial de todas las transacciones que se han hecho desde su creación en 2009. Blockchain es lo que hace posible el funcionamiento de ese dinero digital. Es el sistema operativo de Bitcoin, si se quiere. Entonces, ¿Cuál es la grieta que cierra la tecnología de Blockchain? La de la confianza.

Retomemos el ejemplo de la casa y las refacciones. Supongamos que usted va a comprar una casa y tiene dos opciones: ambas valen exactamente lo mismo y están una al lado de la otra en el mismo barrio privado. Los dueños de ambas casas viven en otro país. La opción A es una casa que tiene todo el historial de refacciones almacenados en un Blockchain. Usted sabe que esos datos son verídicos e inalterables. La opción B es una casa que no tiene registros en Blockchain. El dueño envía un documento de Word con el historial de refacciones. Usted no sabe si los datos son verídicos. Ambos dueños le ofrecen cerrar el trato y usted debe consignar el dinero a una cuenta de banco. ¿Qué casa elige? ¿Cuál dueño le genera más confianza?

Firma: Camilo Jaramillo