Buscar
17:27h. Lunes, 18 de Diciembre de 2017

@MIMAMULTIMEDIOS

¿Queremos realmente terminar con la inflación?

El INDEC arrojó su último índice de inflación. Dio 1,5% en el mes de octubre y un acumulado anual de 19,6%. Y aún restan dos meses que serán atravesados por subas de luz, gas, transporte y tal vez combustible. Las estimaciones suponen que Argentina cerrará 2017 con 23% o más de inflación. Lo que implica un incumplimiento de seis puntos porcentuales con la meta máxima que el Banco Central había establecido (17%).

zzzznacp2NOTICIAS ARGENTINAS BAIRES, AGOSTO 24: (ARCHIVO) El consumo en supermercados
y autoservicios sufrió este año su primera caída semestral de la
última década, con una baja del 5,9 por ciento interanual,
mientras que los productos fuera de
zzzznacp2NOTICIAS ARGENTINAS BAIRES, AGOSTO 24: (ARCHIVO) El consumo en supermercados y autoservicios sufrió este año su primera caída semestral de la última década, con una baja del 5,9 por ciento interanual, mientras que los productos fuera de

En los últimos 6 años el promedio fue de 30% anual. Este monstruo es nocivo. Vuelve más pobres a los más vulnerables. Destruye el poder adquisitivo de los trabajadores de clase media y le hace imposible al empresario calcular coherentemente sus inversiones, lo que termina en menos empleo para quienes lo necesitan urgentemente.

¿Qué sucede con este fenómeno incontrolable?
Al respecto conversé con Henry Hazlitt (1894-1993), economista estadounidense y periodista del The Wall Street Journal y New York Times, entre otros medios. Se lo reconoce por su simpleza para explicar temas económicos complejos. Escribió más de 20 libros, entre los que se destaca “Economía en una lección”, su obra más destacada. En 1964 redactó “Lo que usted debe saber acerca de la inflación”, donde desmenuza todos los aspectos escabrosos sobre esta rareza.
-Los gobiernos pasan y no pueden ponerse de acuerdo sobre cómo frenar la inflación. De hecho, hoy en día nadie entiende qué es este fenómeno ni cuáles son sus causas. ¿Por qué es tan confuso?
-Los políticos de su país hablan de ello como si se tratara de una visita horrible, sobre la cual no tienen control. Como una inundación, una invasión extranjera o una plaga. Es algo contra lo que prometen "luchar", siempre y cuando  el pueblo les de las "armas" o "una ley fuerte" para hacer el trabajo sucio.
-Es cierto. Tienen mucha voluntad. ¿Qué falta entonces?
-Sinceridad, entre otras cosas. Si usted, a pesar de conocer mucho a su pareja, desconfía de ella en ciertas ocasiones, por qué confiaría en la palabra de un individuo que ni siquiera conoce, como puede ser un legislador o un funcionario.
-Buen punto. ¿Qué es la inflación?
-En su ensayo “Free to choose”, Milton Friedman lo dejó bastante claro. "La inflación es, en todo momento y en todo lugar, un fenómeno monetario".
-Expláyese.
-La inflación es el aumento en la oferta de dinero. Para comprenderlo debe aplicar un razonamiento idéntico al de cualquier producto. Si la oferta de manzanas crece por encima de la demanda, el precio de las manzanas cae. Por lo tanto, si la oferta de dinero crece por encima de su demanda, el precio del dinero cae. Es decir, su dinero pierde poder adquisitivo.
-Muchos economistas sostienen que las grandes cadenas de supermercados suben los precios de sus productos justo antes de la expansión de la oferta monetaria.
-Absolutamente. Los especuladores y los fabricantes siempre mantienen sus fines de lucro intactos. Pero esos aumentos solo pueden sostenerse en el tiempo por un crecimiento en la oferta del dinero. Si el Banco Central no expande, los aumentos se desploman.
-Parece estar muy convencido de que el aumento en la oferta de dinero causa inflación. Pero Guillermo Moreno, ex Secretario de Comercio en este país, explica siempre que la inflación es un "aumento generalizado de precios". ¿Está mal?
-Sí y no. Presta a la equivocación. Un aumento de los precios es consecuencia de una expansión de la oferta monetaria, y no al revés. Causa y consecuencia son cosas muy distintas. El uso de la palabra "inflación" con estos dos significados completamente diferentes conduce a una confusión interminable. Además, desvían la atención de la verdadera causa de la inflación y, por ende, de la verdadera cura para ella.
-¿Y cuál es esa cura?
-Pues, la cura para la inflación, como la mayoría de las curas, consiste principalmente en eliminar la causa. La causa de la inflación es el aumento de la oferta del dinero. Ergo, su cura es dejar de aumentar el dinero. Tan simple como eso. Sin embrago, con el pronunciado déficit que tienen ustedes, puede volverse un poco más complejo.
-¿Cómo influye el déficit fiscal en esto?
Depende. Esta es otra fuente de embrollo. La gente habla con frecuencia como si un déficit presupuestario fuera en sí mismo una causa necesaria de inflación. Sin embargo, un déficit, si se financia por completo con endeudamiento externo, no debe causar inflación, como les ocurrió a ustedes en los años 90. Incluso un superávit, por otro lado, no es una garantía contra la inflación. Si usted mantiene un déficit alto y continuo en el tiempo es imposible evitar la inflación. Casi seguro que ese déficit se financie por medios inflacionarios, es decir, mediante la impresión directa o indirecta de más dinero.
-¿En el fondo usted trata de decirme que la inflación es culpa de los políticos?
-Efectivamente. Ellos prometen luchar con la mano derecha y la crean con la izquierda, a través de la institución que aumenta la oferta de dinero, es decir, el Banco Central, que responde siempre a los políticos de turno. La primera pregunta que deben hacerse hoy no es cómo deben detener la inflación, sino ¿Realmente quieren detenerla?
-Querido Henry, un placer.