Buscar
04:09h. Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

@mimamultimedios

¿Usted ve tenis y lo considera un deporte de igualdad de condiciones para los hombres que para las mujeres?

Existen profundas diferencias de género en el mundo del tenis que deja en desventaja al sexo femenino. Serena Williams fue partícipe de la temática en la última final del US Open y pone al descubierto los privilegios del sexo masculino en el mundo de las raquetas.

 

wta-atp-tennis-logo
wta-atp-tennis-logo

La estadounidense Williams se vio involucrada en un incidente cuando le manifestó su queja a el juez de la final Carlos Ramos y fue penalizada con un punto y luego con un game por romper su raqueta tras el altercado con el umpire y llamarlo “ladrón”. La polémica no terminó allí, gracias a que una vez terminada la final del torneo estadounidense ganado por la japonesa Naomi Osaka, un dibujante australiano llamado Mark Night publicó en el periódico The Herald Sun de su país, una caricatura de Serena haciendo un berrinche, rompiendo la raqueta y con un chupete en el suelo. De fondo se observa un diálogo donde el umpire le dice a la contrincante si simplemente no la podía dejar ganar. Automáticamente el dibujo fue calificado de sexista y racista, lo que nos lleva a plantear las diferencias existentes entre el tenis de varones y el de mujeres. Como disparador podemos decir que los jugadores profesionales de este deporte no se aglutinan bajo la misma asociación, sino que cada género posee su lugar de representación.

La ATP (Asociación de Tenis Profesional) reúne a los hombres profesionales, mientras que la WTA (Women Tenis Association) reúne a las mujeres. Situación similar ocurre con la NBA (National Basketball Association) que se diferencia de la WNBA (Women National Basketball Association). Aquí vemos como los nombres no sólo denotan diferencia de género sino también que la importancia parece estar en el sexo masculino.   Otro ejemplo que se desprende de este último torneo de Grand Slam de tenis, es que la final de hombres se disputa al mejor de cinco sets. Es decir, el que gane tres sets corridos o la misma cantidad de un total de cinco será el ganador. Mientras que el torneo que disputan las mujeres, la final se disputa a la mejor en tres sets. Es decir, quién gane dos sets corridos o dos en un total de tres jugados, será la ganadora. Es evidente entonces la diferencia de género que existe en el mundo del tenis.

Si comenzamos a indagar un poco más, podemos hablar de las cifras que maneja este deporte y cómo de discrimina entre ambos colectivos. Un ejemplo claro es que el número uno de la ATP, cobra 10 millones de dólares más por ser el mejor para su asociación que la mejor tenista del mundo según la WTA. Los segundos se diferencian por unos 5 millones de dólares entre sí, siendo el hombre el favorecido. Las cifras tienden a equipararse con el correr de los puestos, pero se mantiene la tendencia de favorecer al género masculino. Otra diferencia básica que se puede establecer, es el hecho de que no todos los torneos del circuito son compartidos por hombres y mujeres. En total son 16 torneos en los que coinciden. 4 de ellos son Grand Slams y 12 torneos ATP. Los restantes son diferentes y poseen cifras por premios desiguales.

Por último es interesante observar los galardones económicos que reciben ambos géneros por torneos conseguidos. En cuestiones específicas hablamos de una diferencia de medio millón de dólares en un torneo Grand Slam (otorga 2000 puntos en el ranking al ganador o ganadora) a favor de la ATP. Luego, una diferencia de 3 millones para un torneo Masters 1000 (otorga mil puntos). 500 mil nuevamente para un torneo de ATP 500 (otorga 500 puntos) y un poco menos de esa cifra para los torneos ATP 250 (otorga 250 punto.