Buscar
17:36h. Lunes, 18 de Diciembre de 2017

@MIMAMULTIMEDIOS

PELIGRA LA CLASIFICACIÓN DE ARGENTINA PARA EL MUNDIAL

La Selección jugó anoche ante Perú en La Bombonera y en un pobre partido, rescató solo un empate en 0. Por ahora, está afuera del Mundial Rusia 2018.

selección
selección

El conjunto de Jorge Sampaoli dependió siempre de sí mismo, o al menos, eso sucedió hasta el partido que arrancó ayer a las 20.30. Argentina empató ante el equipo dirigido por Ricardo Gareca, y las chances de ir directamente al Mundial se anularon por completo. En este caso, tendrá que hacerlo ganándole a Ecuador en la próxima fecha, y estar atento a otros resultados. Dicho esto, se tiene que jugar un repechaje ante Nueva Zelanda en partidos de ida y vuelta, y en ese momento se definirá el que tenga el pase a Rusia.

El primer tiempo fue monótono. La única chance de gol la tuvo Benedetto, que luego de un pase previo de Messi cabeceó por arriba del travesaño; mientras que, en Perú, Farfán recibió un buscapié de Flores y mandó la pelota al lado del palo de Romero. Los peruanos fueron muy ordenados defensivamente, por lo que le generó a Argentina una incomodidad a la hora de profundizar el ataque. La segunda mitad arrancó más dinámica, y todo comenzó con la inclusión de Emiliano Rigoni por Ángel Di María, y a posteriori, con una situación de gol clara a los 45 segundos con un encuentro entre Messi y Benedetto, en el que el jugador de Boca remató al arco, y en el rebote, el 10 estrelló su tiro en el palo. Minutos más tarde, el ex Independiente remató con el arco a su merced y la pelota se fue al saque de arco. Para destacar: el Papu Gómez, quien fue uno de los titulares y la sorpresa del técnico, tuvo un buen partido pese al empate, y también se lamentó por desperdiciar una jugada de peligro en la que el arquero peruano estuvo bien parado en el primer palo para atajarla. Todas estas jugadas fueron elaboradas por Messi, que, cabizbajo, miraba al cielo con desazón.

La Selección no deslumbró, fue más de lo mismo: un equipo sin ideas, sin pases claros, con un nivel paupérrimo futbolísticamente, y con un el mejor jugador del mundo absolutamente solo y sin apoyo.

Hay un cansancio mental que está afectándolos partido a partido, y la presión recae en los experimentados: Messi, Mascherano, Di María y Romero. Mientras más pasaban los minutos, más se sentía el nerviosismo por parte de los jugadores, y de los miles de hinchas que colmaron el estadio para ver a la Selección. Se veían pases largos y sin sentido, jugaron acelerados, con nerviosismo, en un estado de pánico psicológico. Fue un equipo sin ideas e inofensivo de mitad de cancha hacia adelante. Perú no generaba peligro, y se dedicó a defender todo el segundo tiempo. De esta manera culminó el cotejo.

¿El problema es la cancha? ¿El problema son los jugadores? ¿O es el director técnico? Los números hablan por sí solos: de la final del Mundial Brasil 2014 hasta la actualidad, pasaron 4 entrenadores, 4 presidentes de AFA y casi 100 jugadores citados. Se perdieron tres finales, un Juego Olímpico, y dos Mundiales sub 20. El problema de fondo es pura y exclusivamente político, y cae directamente en lo deportivo. No hubo tiempo de trabajo para que el enfoque sea un proyecto serio. Los vaivenes dirigenciales terminaron dañando al fútbol.

Tiene que ocurrir un milagro el martes en Ecuador para que la Selección Argentina esté el próximo año en el campeonato del mundo. Si la suerte se viste de celeste y blanco, a pensar en Nueva Zelanda para el repechaje.