Buscar
11:32h. Miércoles, 26 de Julio de 2017

@INFOCANIBAL

Bauza ningún dirigente me llamó en estos días.

Bauza anticipó que todo "el cuerpo técnico de la selección" se reunirá "a trabajar en el predio de AFA. Y será para nosotros un día normal. Quizá venga Tapia y algún otro dirigente para hablar, como sucede muchas veces. Lo mismo que conversé con los jugadores después del partido con Bolivia lo haré con ellos. Estoy tranquilo porque sé lo que tengo que hacer. Todo lo que dicen sobre mi salida hasta ahora, son rumores".

58e21f2ae247e_324x182
58e21f2ae247e_324x182

"Escuché sobre que vendría Jorge Sampaoli en mi lugar, pero el fútbol argentino tiene a muchos técnicos capaces de tomar al seleccionado argentino, aunque la verdad que en este momento mi problema no es él, porque que en las últimas horas dijo que nadie lo había llamado de Argentina, y si lo dijo, tengo que creerle", apuntó.
"Ahora si este lunes los dirigentes vienen y me dicen otra cosa, lo sabremos, pero por el momento con los dirigentes tenemos una muy buena relación. Y con los jugadores también tengo  una buena relación. Se matan cada vez que vienen acá y tratan de dar siempre lo mejor en el poco tiempo de trabajo que tenemos", apuntó.

"Para mi en La Paz jugamos un buen partido, pero como perdimos no sirvió para nada. En cambio a Chile había que ganarle porque era clave", amplió.

Y al referirse a los futbolistas que conduce fue taxativo cuando aseguró que "ningún jugador sugirió a ningún futbolista para citar o para no traer. No estoy atado a ninguna convoca toria, porque yo dirijo a la selección y a los mejores futbolistas, pero a ningún 'club de amigos'. Los jugadores no hablan con la prensa, pero con el cuerpo técnico sí lo hacen. Por ejemplo con Javier Mascherano lo hice hace tres días", advirtió.

"En estos días no escuché los comentarios de la prensa, pero me dijeron de las cosas que se decían. Pero dirigiendo yo al equipo perdimos tres partidos, aunque hubo uno que fue el que más me dolió y fue de locales con Paraguay. Solamente ese, porque con Brasil allá y con Bolivia en la altura eran perdibles", argumentó.

"Y respecto de Mauro Icardi, sabe lo que pienso de él y que en cualquier momento lo puedo citar. Que me haya sacado una foto con él en Italia no significa nada. Fuimos a cenar los tres, junto a Ever Banega, y estuvimos charlando como tres horas", reveló.

Posteriormente el 'Patón' anunció que el "médico de la selección, Daniel Martínez, hoy está en Inglaterra para tratar la lesión de (Ramiro) Funes Mori", y estimó que la "sanción a Lionel Messi fue muy rara por como se dio todo, desde la rapidez de tener que hacer un descargo con apenas media hora y el resto para un rato más tarde, hasta la suspensión de oficio por tantas fechas".

Acto seguido insistió, como para intentar aventar los rumores sobre la no convocatoria de Icardi, que el "nueve titular en la selección es Gonzalo Higuaín y el suplente es Lucas Pratto", y alertó que él cuerpo técnico que encabeza ya está trabajando para enfrentar a Uruguay el 31 de agosto", y que su sueño es "estar en la última fecha de las eliminatorias dirigiendo al seleccionado argentino frente a Ecuador y no al revés como se comentó en las últimas horas, porque decían que Gustavo Quinteros estaba en problemas y lo iba a reemplazar".

A Bauza la AFA no le pagó un peso desde que se hizo cargo de la selección el 1 de agosto de 2016, vale decir hace ocho meses, la misma cantidad de tiempo que previamente hacía que no le abonaban su salario a su antecesor, Gerardo Martino. O sea que desde la casa madre del fútbol argentino no le pagan a los técnicos del seleccionado desde hace 16 meses.

Al 'Tata' le deben 13.000.000 de pesos y al 'Patón', de la moneda norteamericana, 900.000 dólares. Si hoy le dicen que se vaya, en el interregno que existió entre que falleció Julio Grondona, el 30 de julio de 2014, y la asunción de 'Chiqui' Tapia, el 29 de marzo de 2017, dos años y ocho meses después, la selección se habla deglutido a dos entrenados sin que la AFA tuviera un presidente formal. Los dos referentes de Newell's y Rosario Central serán recordados entonces como los dos técnicos de la transición más vergonzosa de la historia del fútbol argentino.