Buscar
13:24h. Lunes, 18 de Diciembre de 2017

@MIMAMULTIMEDIOS

La balanza Argentina

-televisor-monitor_l

-televisor-monitor_l
-televisor-monitor_l

No soy de mirar mucho televisión. Uso Twitter.  Dicen que es como la televisión. Yo considero que es como un diario donde puedo informarme de todo un poco.
 Si dijera que no miro televisión, afirmo que no miro porque me aburren las mismas noticias de siempre, o porque es todo lo mismo. También les pido perdón por mi bajo grado de humildad.
Aún así, cuando tengo tiempo libre (pocas veces en la vorágine de mi vida) leo las noticias. Uno tiene que estar preparado, para todo. Soy de esas personas que no les gusta ser sorprendidas, que prefieren tener todo “bajo control”.
La otra vez noté algo, para mi fue raro, para otros tal vez no. Es más, puede ser algo viejo. Descubrí la siguiente afirmación: “Si al gobierno de Macri le va bien, el peronismo (y derivados) muere”. No sé donde la oí a la frase, pero tiene mucho de cierto.
Ahora veo que el mismo principio aplica para el socialismo (incluido el frente de izquierda y otros derivados) anacrónico, que aprieta los dientes porque no puede entender los buenas cifras de crecimiento que recibe el actual gobierno.
Análisis económico: triunfos y derrotas.
Triunfos
Entre los primeros rubros con buenos números se ubican la industria metálica básica, que crece al 5,3%; el resto de la producción metalmecánica (8,5%); la automotriz (6%), los minerales no metálicos (3,5%) y el plástico (1,5%).
la actividad de la construcción creció en agosto en un 13% con respecto a igual mes del año anterior, según el estimador del INDEC.
El crecimiento es interanual de agosto 2017- agosto 2016.
De esta forma, el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC) acumula seis meses consecutivos de crecimiento: marzo (+10,8%), abril (+10,5%), mayo (+10,3%), junio (+17%), julio (+20,3%) y agosto (+13%).
Entre enero y agosto, el acumulado del sector refleja un avance de 9,5%, en comparación con igual período del año pasado, en el que la caída anual fue del 12,7%.
Rubros con pérdidas
Pese a los números “buenos” de algunos rubros económicos, aún presentan caídas los siguientes rubros como la industria química (-0,9%), la petrolera (-0,9%), la edición (-2,7%); la producción de papel y cartón (-2%); la del tabaco (-3,4%) y la de alimentos (-0,3%).
Empleo
Según las estadísticas del INDEC, un 15% de las empresas encuestadas prevé incrementar la dotación de personal.
Luego, tres de cada cuatro dice que mantendrá su plantel, mientras que el 9% restante proyecta disminuir su número de empleados.
Análisis político
“No podemos dejar que a la derecha le vaya bien”, sería la mejor descripción de una posición extrema del peronismo, kirchnerismo o frente de izquierda.
 Desde una mirada de analista político (que no soy) hablar de derecha e izquierda es algo anacrónico, ello se puede observar en el caso Trump, con un discurso de derecha y políticas proteccionistas de izquierda (lo que se denomina un “híbrido político”) frenadas por fallos de la Corte suprema de justicia y pronunciamientos de jueces de diversos Estados.
Tampoco anulo la disyuntiva: “Derecha vs. Izquierda” sino que simplemente lo subestimo por la complejidad que presenta un mundo globalizado y no lo dejo de lado por miedo. La disyuntiva es algo del mundo del siglo XX (basado en la guerra fría, guerra fría que ya terminó, además del fin de Izquierda vs. Derecha, y el nacimiento de un mundo multipolar).
El futuro de la oposición
“Si a Cambiemos (a Macri) le va bien, ¿Qué hacemos?”. Esa es la pregunta central.
Opciones a tomar por la oposición
• Operación palo en la rueda: Hacer con el oficialismo la “gran Alfonsín”(o De la Rúa): Poner tantos palos en la rueda para que Macri salga corriendo o en helicóptero como de la Rúa.
 Vale el dato histórico de que ningún presidente que no sea del Partido Justicialista o de las fuerzas armadas (gobiernos de facto) desde 1928 a hoy 28 de septiembre de 2017 pudo terminar su mandato, por ejemplo: Yrigoyen, Frondizi, Illia, Alfonsín, De la Rúa.
• Prepararse para la extinción: Significaría hacer una gran viveza kirchnerista, aunque fue copiada del peronismo. El famoso refrán de Cristina Kirchner: “Yo no soy kirchnerista, soy peronista”. El día de mañana se dirá, “Yo no fui kirchnerista, pero tampoco peronista”. Yo no fui nada pero estuve en todas. Aún así el peronismo, como ideología aferrada a símbolos y frases gastadas, que pocas veces discute con datos y argumentos sólidos jamás renunciaría a ese “pilar de luz”(símbolos, frases, recuerdos) como ellos ven al general y otros “próceres” del PJ.
El socialismo y los extremos de derecho parecen experimentarlo de forma más rápida por su dificultad para adaptarse ideológicamente con cambiemos.
• Adaptarse a la situación y aceptar, por una vez en la historia que ellos no son los únicos capaces de hacer las cosas bien (valga la redundancia), que hay otros partidos capaces además de ellos y lo que es peor de todo: que no sean peronistas, kirchneristas, socialistas o cualquier otro partido de izquierda que no sean iguales a ellos.
• Integrarse con cambiemos y los otros partidos que integran el híbrido político. Esto implica convivir con la Unión Cívica Radical y otros partidos más para poder “levantar” de nuevo al país y desde luego, obtener beneficios propios. El riesgo es que no hay garantías reales de durar en el tiempo. Los frentes políticos no duran mucho, se gastan y cada partido político que lo integra a la larga prefiere el beneficio propio.